Qué es el sarro y cómo eliminarlo

¿Qué es el sarro y cómo eliminarlo?

Lo que comúnmente se conoce como SARRO, no es más que placa dental que se ha solidificado. Esta placa se forma por la acumulación de restos de comida y suciedad que, al estar durante mucho tiempo depositada en el diente, se termina haciendo dura y generando el sarro que se puede ver en el mismo diente o en el margen que hay entre la encía y el diente.

Este problema dental no va reñido con la edad, porque como podéis ver en esta Encuesta de Salud Oral realizada en España en 2020 por el Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos, ya entre los 12 y 15 años de edad, hay un 28-37% de los adolescentes que tienen problema de sarro en los dientes, siendo mayor el porcentaje que incluye a los adultos mayores de 65 años, que llega hasta el 75%.

¡Atención! Estos números asustan, pero más te tiene que llamar la atención si te miras al espejo y ves que las bacterias han conseguido su objetivo, formar la placa bacteriana, el biofilm o como todos lo conocemos, el sarro.

Tengo sarro qué puede pasar

Tengo sarro, ¿qué puede pasar?

El sarro puede ser el principio o el fin de muchas cosas. Nos referimos al principio, porque su acumulación te puede llevar a una inflamación de las encías que las acaba enrojeciendo y puede incluso llegar a aparecer un sangrado espontáneo.

Si esto se alarga en el tiempo, puede incluso provocar la pérdida del hueso que sujeta la raíz de la pieza dental, haciendo que el diente se mueva y llegue incluso a caerse.

También puede provocar que tengas mal aliento, enfermedad en las encías como la periodontitis, e incluso problemas digestivos o enfermedades cardiovasculares.

Hablamos de que es el final, porque si por dejadez tienes sarro, te darás cuenta de que siguiendo estos consejos que te vamos a dar a continuación, tus dientes comenzarán una vida nueva, porque por fin va a tener la salud y estética que se merecen.

Cómo cuidar mis dientes para evitar el sarro

Cómo cuidar mis dientes para evitar el sarro

1. Limpieza dental profesional

Lo mejor es acudir a nuestra clínica dental para evaluar la situación concreta de tu sarro y proceder a realizar una limpieza profunda de todas tus piezas dentales.

La materia endurecida solo se puede eliminas con instrumentos mecánicos, concretamente con el aparato de ultrasonido, que al vibrar hace que las placas generadas se vayan rompiendo y liberando al diente.

Cuando el sarro se encuentra debajo de la encía, es decir, tienes sarro subgingival, se utiliza las curetas, que son como pequeños ganchos que se adentran en la encía para arrastrar el sarro hasta el exterior.

2. Hábitos de higiene dental

El cepillado de dientes es la clave para prevenir la aparición de sarro. Te aconsejamos que lo hagas después de cada comida, mínimo dos veces al día y siempre de forma consciente, es decir, dedicándole el tiempo y el mimo que se merece.

Recomendamos los cepillos eléctricos en el sentido de que realizan un movimiento oscilante y rotatorio más intenso de lo que podemos hacer nosotros con un cepillo manual. También debemos de hacer uso de los cepillos interdentales y el hilo dental, que permite un mayor acercamiento a los restos de comida que terminaran provocando la aparición de sarro entre la encía y el diente.

Te aconsejamos utilizar mínimo una vez al día un enjuague bucal antibacteriano, ya que su papel como destructor de bacterias, está más que probado y es, junto con el resto de hábitos de limpieza, la mejor herramienta contra el sarro.

¿Existen remedios caseros para eliminar el sarro?

Seguro que habrás oído que el bicarbonato de sodio puede eliminar el sarro de forma natural, es económico y se puede tomar en casa. La mayoría de profesionales en odontología no aconsejamos este tipo de enjuagues, porque lo que hace es, abrasar el esmalte dental que a largo plazo va exponiendo la dentina a los agentes externos, debilitando su salud.

El limón es otro de los clásicos remedios naturales contra el sarro que ronda por la mente de todos, debido a su poder contra las bacterias y su fuerza blanqueadora. Sin embargo, hay muchos estudios que delatan a este alimento porque sus ácidos cítricos pueden causar erosión dental.

No podemos olvidarnos del agua oxigenada, otra leyenda urbana que tiene muchas utilidades, pero la suya no es evitar la aparición de sarro.  Aunque hay enjuagues bucales, que si la contienen, lo hace en el porcentaje adecuado y su finalidad es mejorar la tonalidad amarillenta de los dientes.

En resumen, no tomes nada que no esté indicado por un odontólogo y consúltanos cualquier duda que tengas acerca de cómo llevar una correcta salud bucodental para evitar la aparición de sarro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *