Encías retraídas

Encías retraídas, ¿Cómo evitarlo?

La mayoría de personas que ves con tratamientos odontológicos es porque tienen las encías hacia atrás o retraídas. Aunque es un problema que se venía asociando a las personas mayores por la pérdida de materia ósea, cada vez más, adultos y niños visitan nuestra clínica dental con este problema.

Tras este primer párrafo, seguro que te planteas si tú tienes las encías de esta manera, así que te vamos a enumerar los síntomas más comunes en las personas que tienen las encías retraídas:

  1. Puedes llegar a tener caries en las raíces.
  2. Tienes hipersensibilidad al frío y al calor.
  3. Estás perdiendo de forma progresiva la encía y el hueso que soporta el diente.
  4. Has llegado a perder algún diente.
  5. Tienes gingivitis u otras enfermedades periodontales.

Es grave tener las encías retraídas

¿Es grave tener las encías retraídas?

Si la encía ha tomado esta manera, es porque has perdido parte de la encía y se ha quedado al descubierto la raíz del diente. Este inconveniente viene muy relacionado con la enfermedad periodontal cuya principal causa es no tener una higiene bucal correcta. Al acumularse la placa bacteriana, hace que la encía se inflame, se ponga en tono rojizo y poco a poco se vaya retrayendo.

Estamos hablando en todo momento de “encías” en plural, pero se puede dar el caso de que la retracción gingival se de en un solo diente, aunque el resto de la boca tenga buen aspecto. Esto dependerá de cuáles sean las causas de la retracción de las encías, así que observa a diario el estado de tus dientes y encías tras el cepillado.

Soluciones para la retracción gingival

Cabe destacar que, una vez se pierde la encía, no se puede recuperar de forma natural. Sin embargo, existen grandes avances para realizar la rehabilitación del tejido gingival y ayudar a que esta sostenga la pieza dental.

Antes de nada, se parte de un estudio previo para concretar las causas de la retracción, determinando si se debe a un traumatismo o una enfermedad periodontal. Cuando ya hemos tratado las causas y vemos que el daño es grave, es decir, hay más de 3 mm de retracción o incluso que el paciente no está contento con su estética, se pueden aplicar diferentes técnicas para la rehabilitación de las encías retraídas. El injerto de encía, la cirugía de colgajo o la regeneración de encías, son algunas de las técnicas para solucionar este problema dental.

Soluciones para la retracción gingival

¿Se puede evitar la retracción de encías?

Entendemos que si has llegado a leer hasta este punto de verdad te importa este problema dental, tan común, pero poco conocido que seguro que prefieres evitarlo antes de que se convierta en una enfermedad más grave ¿verdad?

La mejor manera de evitar que las encías retrocedan es cuidar la salud de tu boca. Cepillarte bien los dientes, utilizando el hilo dental junto con los cepillos interdentales son clave para que ese cuidado sea completo.

Realizar las visitas periódicas a nuestra clínica dental servirá para que vayamos viendo la evolución de tus dientes con el paso de los años y podamos detectar los posibles inconvenientes antes de que te generen un problema de salud.

Nada que decir del abuso del alcohol o el consumo de tabaco que son un arma arrojadiza contra nuestra salud dental. Llevando además una dieta saludable con unos hábitos de vida sana, verás que las encías no te darán problema y si notas cualquier síntoma de los que te hemos comentado al principio ¡LLÁMANOS!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *