inflamación de las encías

Inflamación de encías: causas y tratamientos

Cuando hablamos en inflamación de encías nos referimos a aquellas encías que están más inflamadas o hinchadas de lo habitual. A simple vista, son los propios pacientes quienes aprecian este problema al ver como sus encías cambian de grosor e incluso de color.

La inflamación de encías es un problema muy común en la población española. De hecho, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) afirma que solamente el 14,8% de los adultos de entre 35 y 44 años tiene las encías sanas. El 59,8% padece gingivitis y el 25,4% sufre periodontitis o piorrea. Por tanto, es fundamental determinar las causas de la inflamación de encías para establecer el tratamiento más adecuado y poder curarlas.

Causas: ¿por qué se inflaman las encías?

Las encías inflamadas pueden deberse a factores muy diversos que van desde una irritación temporal causada por un alimento o un medicamento que estemos usando a una enfermedad periodontal compleja. A continuación, te explicamos las causas más comunes de la inflamación de encías, así como sus soluciones:

inflamación de las encías

Gengivitis

La gingivitis se produce por la formación de depósitos de sarro que no son eliminados durante la higiene diaria. Se manifiesta con sangre durante el cepillado. Otros síntomas que nos pueden poner sobre la pista serían el sangrado espontáneo, la inflamación o la coloración morada.

Es la primera fase de una enfermedad periodontal y, sin un tratamiento adecuado, deriva en periodontitis.

inflamación de las encías

Periodontitis

Como hemos comentado antes, si la gingivitis se transforma en periodontitis significará que se formarán bolsas periodontales entre la encía y el diente. Estas bolsas bolsas, con el paso del tiempo, tendrán más capacidad para poder acumular más bacterias.

Estas bacterias destruirán de forma progresiva tanto los huesos, como las encías y los tejidos que sostienen los dientes, teniendo como consecuencia la pérdida de la pieza dental.

Otras causas de la inflamación de encías

  • Déficit nutricional: las encías inflamadas también pueden deberse a la falta de algún nutriente como vitamina C o hierro. 
  • Relación con el sistema endocrino:  la inflamación gingival puede estar provocada por cambios hormonales como por ejemplo durante el embarazo, después del parto, en diferentes fases del ciclo menstrual o en la pubertad.
  • Brackets, dentaduras u otros aparatos dentales: la colocación de determinados aparatos puede dificultar la higiene diaria e irritar las encías.
  • Consumo de determinados medicamentos: si empezaste a tomar algún medicamento recientemente, es posible que la inflamación de tus encías sea un efecto secundario del fármaco.

Síntomas de las encías inflamadas

El síntoma más evidente de la inflamación de encías es como hemos dicho anteriormente la inflamación propiamente dichas. Sin embargo, existen otra serie de síntomas adicionales que te puede ayudar a valorar la gravedad de tu problema.

  • Encías rojas e inflamadas
  • Encías sensibles que sangran con facilidad
  • Encías irritadas
  • Mal aliento, escozor, dolor de garganta
  • Encías moradas
  • Dolor al masticar

Remedios caseros para la inflamación de encías

Puedes llevar a cabo una serie de consejos para evitar que puedas desarrollar inflamación de encías en un futuro. Todos ellos están a tu alcance y puedes llevarlos a cabo en tu propia casa.

  • Cepíllate los dientes después de cada comida: es importante hacerlo durante dos minutos con pasta dental con flúor. No te olvides de cepillar suavemente las encías y la lengua.
  • Utiliza hilo dental: en general, se recomienda su uso una vez al día.
  • Aliméntate de manera equilibrada: lo más adecuado es consumir frutas y verduras abundantemente así como reducir la ingesta de bebidas y alimentos azucarados.
  • Restringe el consumo de alcohol y tabaco, ya que dan lugar a encías irritadas.
  • Vigila el uso de las pastas y enjuagues bucales: cambia de marca si experimentas sensibilidad, molestias o dolor con los productos utilizados.
  • Bebe mucha agua: el consumo de agua ayuda a eliminar los depósitos de alimentos y bacterias, lo que evita el desarrollo de bacterias y la formación de placa.

No obstante, ante cualquier problema en tu salud bucal debes acudir lo más pronto posible a tu dentista. En Cínicas Gallut valoraremos el estado de tu boca, dientes y encías. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *