halitosis

Halitosis: origen, causas y tratamiento para combatirla

La halitosis, conocida comúnmente como mal aliento, es un problema que afecta casi al 30% de la población adulta. Es un problema desagradable con un notable impacto en la autoestima de quién lo sufre. Es importante destacar que en el 60% de los casos el mal aliento tiene un origen bucal, normalmente síntoma y efecto de enfermedades bucodentales cómo pueden ser las caries o la periodontitis. Por ello, es fundamental controlarlo y buscar soluciones, pero vayamos por partes…

¿Qué es la Halitosis?

Se define como el conjunto de olores desagradables que se emiten por la boca, ya sea de manera puntual o permanente. Se desencadena a raíz de la presencia de bacterias en la boca y en la superficie de la lengua. Estas bacterias se descomponen produciendo así olores fétidos y molestos. 

Como hemos dicho anteriormente, se trata de un problema muy extendido entre la población. A pesar de ello, muchas personas que lo presentan no son conscientes, debido a la adaptación de su sentido del olfato.

¿Cuáles son las causas de la Halitosis?

El mal aliento puede producirse por varios factores, aunque en términos generales, podemos englobarlos en dos vertientes según su origen: por un lado la halitosis intraoral, es decir, la que se produce en la propia boca por un problema de salud bucal, y en segundo lugar, la halitosis de procedencia extraoral, la proviene de problemas en el estomago, el aparto respiratorio…etc.

Halitosis Intraoral:

  • La mala higiene bucal: Quizá esta sea la causa más común que provoca halitosis. No llevar a cabo una buena higiene dental y un buen manejo con el cepillo conlleva la proliferación de bacterias en la boca y en la lengua, cuya descomposición supone la aparición del mal aliento. 
  • Las caries: este importante problema dental puede provocar efectos colaterales como el mal aliento.
  • Gingivitis y periodontitis: la inflamación de las encías también desencadenan mal sabor de boca y halitosis. 
  • Boca seca y deshidratación bucal: la sequedad en la boca como consecuencia de falta de hidratación también puede provocar este problema.
  • El tabaco: la nicotina se adhiere a la mucosa de la boca, de la lengua y de los dientes, con su consiguiente olor desagradable. 

Halitosis Extraoral:

  • Problemas respiratorios: la sinusitis, los pólipos nasales, la laringitis o la bronquitis pueden conllevar mal aliento. 
  • Problemas estomacales: una mala alimentación u otros procesos digestivos también pueden dar lugar a halitosis. 
  • Otras enfermedades: cómo la hepatitis o la diabetes son causa de mal olor bucal. 
  • Los medicamentos: la ingesta de algunos fármacos producen alteraciones en el aliento
halitosis

Tratamiento de la Halitosis

  • Reforzar la higiene bucodental: tener una buena higiene bucal es necesario para prevenir cualquier tipo de problema o enfermedad bucal. No hay nada mejor como reforzar nuestros hábitos de higiene bucodental, con un estricto cepillado diario, no sólo de las piezas dentales sino también de la lengua, donde también se acumulan bacterias. Además, es recomendable el uso de hilo dental para retirar las partículas de comida en los espacios interdentales.
  • Controlar la alimentación: evitar alimentos más proclives al mal aliento y comer más fruta y verdura.
  • No beber alcohol ni fumar: ambos son perjudiciales para nuestra salud y causan mal aliento. 
  • Beber suficiente agua: tener una buena hidratación ayudará a acabar con la sequedad y frenar la halitosis.
  • Revisiones periódicas al dentista: fundamental para prevenir y detectar posibles problemas. 

Dile adiós al mal aliento para siempre. No olvides visitarnos periódicamente y realizar una buena higiene dental.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *