Cómo solucionar el problema de los dientes amarillos

El color de nuestros dientes es un quebradero de cabeza para la mayoría de nosotros, y más cuando tenemos los dientes amarillos. Cada vez en edades más tempranas, revisamos su color y nos molesta realmente que estos tengan un tono amarillento, ¿verdad?

Si este es tu caso o tienes a alguien cercano que tenga los dientes amarillos, sigue con nosotros, porque en este post vamos a desmantelar este problema dental tan común como solucionable.

¿Por qué tengo los dientes amarillos?

Comparas tus dientes con tus personas más cercanas y te das cuenta de que cada uno tiene una tonalidad o tú eres uno de los que los tiene más amarillentos. Esta tonalidad tiene varios motivos, así que descubre cuál de ellos ha hecho que tengas esa tonalidad:

1. Falta de higiene

Este es uno de los mayores causantes del deterioro del color de nuestros dientes. Al no llevar una higiene bucal correcta, las bacterias se acumulan, se cristalizan y forman como una capa amarillenta que se conoce como sarro.

La capa que se forma en el diente, hace que vaya apareciendo cada vez más sarro, pasando el color del amarillo al marrón, cuando la falta de higiene se prolonga durante mucho tiempo. Si se llega a este punto, es necesaria la actuación de un profesional dental para conseguir sanear los dientes.

En muchos casos, devolver el color natural se vuelve irreversible, pero con limpiezas profesionales periódicas se puede llegar a tener una tonalidad adecuada y unos dientes sanos.

2. Alimentos

Es una de las principales causas de tener los dientes en ese color tan desagradable. Hay una gran cantidad de alimentos que contienen pigmentos de color, que modifican el color natural de nuestros dientes, incluso alimentos que desgastan el esmalte. Por ejemplo, el café, el vino o los frutos rojos son algunos de ellos.

3. Malos hábitos

Hábitos como fumar o tomar drogas son grandes enemigos de la salud bucodental. Su consumo, además de dañar la pigmentación, causa mal aliento y otros problemas como periodontitis o pérdida de piezas dentales.

4. Factores genéticos

La genética familiar también influye en el color de los dientes, aunque si desde pequeño se tiene una buena rutina de limpieza y se llevan a cabo las limpiezas profesionales y las revisiones periódicas, es algo que puede ayudar a que la tonalidad amarillenta no vaya a más.

Soluciones para mejorar el color de tus dientes

Sea cual sea el motivo por que el que tienes una tonalidad de dientes amarillenta, existen múltiples técnicas en nuestra clínica dental para conseguir ese color blanco que tanto deseas. Algunas de ellas son:

1. Blanqueamiento dental

Es uno de los tratamientos dentales estéticos más demandados, pero hay que tener en cuenta que antes de realizarlo, es necesario haber realizado una limpieza profesional. De este modo conseguiremos eliminar las manchas y el sarro, y también es recomendable tener resueltos otros problemas dentales como caries, falta de una pieza dental, periodontitis o gingivitis, entre otros. En definitiva, el blanqueamiento dental cumple su objetivo si la base de nuestros dientes es saludable.

2. Carillas dentales

Su función es totalmente estética y estas finas láminas que se adhieren al diente consiguen solucionar de forma casi total el problema del oscurecimiento dental. Este tratamiento es la solución ideal para tener una sonrisa uniforme y blanca, es decir, perfecta. Además, es indoloro y cómodo.

3. Limpieza profesional

Durante todo el post hemos estado hablando de este concepto y ahora vamos a ver por qué es tan importante esta limpieza exhaustiva efectuada por un higienista bucodental.

Aunque la limpieza por sí misma NO aporta a nuestros dientes el color blanco que deseamos, sí es la base para cualquier otro tratamiento. Así, se libera a las piezas dentales de la acumulación de sarro, bacterias y manchas provocadas por el tabaco o el café, dejando al diente en su color natural.

Gracias al uso de equipos de última generación, se pulen los restos acumulados en los dientes y hace que el esmalte tenga su color natural y los dientes estén brillantes. Lo mejor es que acudas mínimo una vez al año a realizar una limpieza profesional antes de que el color de tus dientes sea irrecuperable.

Ya tienes los motivos y las soluciones, ahora solo falta que decidas cuándo vienes a visitarnos para disfrutar desde ya de una SONRISA PERFECTA.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *